Accionamiento primario

Elementos tensores hidráulicos

Las transmisiones por cadena se excitan dinámicamente por las irregularidades de giro del eje de accionamiento en combinación con las inercias de masas de los ejes secundarios, y también por la absorción del par alternante en dichos ejes. Hablamos del último caso, sobre todo, en los árboles de levas, bombas de émbolo, etc. Para garantizar un funcionamiento silencioso, sin vibraciones y desgaste pese a dichos impulsos, es importante estabilizar las correspondientes vibraciones de la cadena en este tipo de transmisiones. La solución ideal para ello es la amortiguación mediante un elemento tensor hidráulico de cadena. El tipo más conocido es el amortiguador de ranura de fuga en función de la velocidad, con amortiguación dirigida. Este dispositivo utiliza el aceite procedente del motor para la amortiguación. En la expansión, el aceite es aspirado a través de una válvula de retención a la denominada cámara de alta presión. Cuando se aprieta el tensor, cierra la válvula y el aceite sale a presión a través de una estrecha ranura entre el émbolo y el alojamiento, la ranura de fuga.

Los elementos tensores hidráulicos se caracterizan por:

  • muy poco desgaste debido a los componentes de acero templado
  • una amortiguación de ajuste preciso gracias a la denominada ranura de fuga
  • una amortiguación dirigida por la válvula de retención
  • un espacio constructivo reducido

Además, es posible un gran número de características y funciones adicionales como opción. El tensor para las transmisiones de acoplamiento de árbol de levas, que contiene tanto un patín guía de cadena como un patín tensor y una boquilla pulverizadora de aceite, es tan solo un ejemplo. El objetivo es diseñar el tensor ideal en cuanto a función y costes para cada aplicación.