Procesos

Molinos verticales

Después de la trituración, se pulverizan las piedras y los minerales, así como el carbón y el clinker, obteniendo grano o polvo fino. Desde hace muchos años se utilizan los molinos verticales (también denominados molinos de rodillos) para triturar, por ejemplo, piedra caliza en la fabricación de cemento, o carbón para las centrales térmicas.

 
 

La fragmentación del material se realiza entre una placa giratoria accionada con eje vertical y rodillos colocados encima, con una superficie envolvente de diferentes perfiles. Se añade el material hasta que éste alcanza el tamaño de grano deseado. La cantidad, la forma y la disposición de los rodillos puede variar según el fabricante y la función del molino.

 
 

Para compensar los grandes movimientos angulares, se guía el cilindro del molino mediante rodamientos oscilantes de rodillos con anillo exterior ampliado. Estos rodamientos están diseñados para el funcionamiento en condiciones duras, con fuertes golpes y vibraciones.